CAMINO VERDE RIBERA ALTA

Como si de un anillo de pura naturaleza se tratara, el Camino Verde de la Ribera Alta de Navarra es una vía circular que conecta las localidades de Falces, Funes, Marcilla y Peralta, por las riberas de los ríos Arga y Aragón.

Aunque muchos de sus tramos están preparados para el paso con vehículos, este camino natural, de unos 40 kilómetros de longitud total, es perfecto para hacer pequeños tramos a pie, o para recorrer distancias un poco más largas en bicicleta, incluso para hacer espléndidos tramos a caballo. De igual modo, existen numerosas zonas de descanso habilitadas para un disfrute más sosegado. Para que las personas con movilidad reducida puedan disfrutar del Camino Verde, existen partes especialmente acondicionadas y pensadas para ellas.

Las cuatro localidades forman parte del proyecto Life + Territorio Visón, que apuesta por la restauración del Visón Europeo en Navarra.

DE PUENTE LA REINA GARES A CARAVACA DE LA CRUZ

DE PUENTE LA REINA GARES A CARAVACA DE LA CRUZ

"Os invito a disfrutar de esta ruta sagrada desde Puente la reina hasta Caravaca de la cruz, donde Navarra sigue presente desde el medievo, en apellidos, blasones y palacetes tras años de peregrinaje. La ruta es fascinante y llena de matices, montañas, ríos, bosques, pueblos... He disfrutado plenamente y he cumplido los objetivos de mi viaje, deporte, aventura, gastronomía, cultura, y perderme en la naturaleza conmigo mismo, ya que es una ruta salvaje sin consolidar por la cual no coincides con nadie. No se trata de subir cimas, si no de reencontrarte contigo mismo."

Paseos cortos y vinos blancos. Paul Ocariz Indurain

 

ITINERIS: CONECTANDO EL CAMINO DE CARAVACA DE LA CRUZ

"El proyecto de Itineris nos parece, sencillamente, admirable. Merrell reivindica la actividad al aire libre en todas sus formas y, por supuesto, como estaréis cansados de oírnos decir, la “Conexión Natural”. Por eso creemos en Itineris y compartimos filosofía. El pasado 22 de enero celebraron el primer encuentro, en forma de caminata, entre viajeros y emprendedores que quieren dar a conocer su camino y ofrecer lo mejor de la zona. Se nos ocurrió apoyarles de la manera que mejor sabemos, a través de nuestro calzado."

El de Caravaca de la Cruz es uno de los lugares de peregrinación más importantes del mundo, junto con Roma, Santo Toribio de Liébana, Jerusalén y Santiago. La riqueza histórica y paisajística del Camino de Caravaca de la Cruz es inmensa y la celebración del Año Jubilar 2017 es una ocasión única para conocer el patrimonio natural, cultural y monumental de las localidades que atraviesa. Por ahora, el camino es menos conocido que el de Santiago, pero creemos que su belleza no pasará inadvertida mucho tiempo más. Itineris es el resultado de las inquietudes de un equipo de profesionales por los procesos de cooperación a través de los caminos históricos.

El objetivo de Itineris es impulsar la actividad turística y cultural de los territorios atravesados por caminos históricos navarros, facilitar que las localidades cooperen entre sí y animen a los caminantes a llegar hasta la siguiente etapa, y que todas ofrezcan la mejor acogida posible. Pero no sólo eso, también incitaremos a conocer todos los recorridos cortos de los alrededores de Artajona, donde tenemos la sede, y los de las localidades que se conecten a la iniciativa.

TRAILBLAZERS

Un cielo algo cubierto pero luminoso y una temperatura fresca y muy agradable para caminar: esas eran las condiciones climatológicas en Puente la Reina/Gares el pasado domingo día 22 de enero a eso de las 10 de la mañana.

Unidos por el placer de caminar, el amor por la naturaleza y el deseo de compartir, un grupo de dieciséis personas se dan cita en el viejo puente para iniciar la marcha. Al grupo se le unen tres ciclistas que, obviamente, harán la ruta a otro ritmo.

Una señal de piedra anuncia el comienzo del Camino de la Vera Cruz de Caravaca (804 kilómetros). Empieza el recorrido con una cuesta considerable, aunque no muy larga. El camino se hace más fácil. Tres caminantes se ponen en cabeza, donde un experto en la ruta hace las veces de guía. Una furgoneta, conducida por Pedro, cierra la marcha. En su interior, agua, café y frutos secos a disposición de quien los necesite.

Se van formando varios grupos. Unos conversan animadamente; otros destinan toda su energía al esfuerzo que requiere caminar, aunque todos, en un momento u otro, participan de la conversación.

Al cabo de poco rato se divisa en el horizonte la iglesia de Mendigorria. A la derecha se ve la carretera que conduce a Estella. Eugenio, el fotógrafo, dispara a todo lo que se mueve; se avanza, retrocede, va de un lado para otro con su cámara. Él será sin duda quien más distancia habrá recorrido al final del trayecto.

Antes de llegar a Mendigorria nos desviamos hacia la izquierda. Unos metros más adelante se empieza a divisar el Cerco de Artajona. Las conversaciones prosiguen. Los más acostumbrados a caminar son los que pueden permitirse hablar sin que les falte el aire. El guía aprieta el paso y el ritmo de la segunda parte del recorrido es alto.

Llegamos a Artajona. Han sido tres horas escasas, contando un  par de breves paradas. Todos estamos felices y el apetito aprieta. Pasamos por el Cerco y bajamos hasta la Plaza de los Fueros. Hoy el pueblo festeja a San Antón. Unos bocadillos de chistorra y un buen trago de tinto para reparar fuerzas. El cierzo aprieta. Hace más frío aquí que el que ha hecho en el camino. Bajamos a comer a El Asador. Somos catorce. La felicidad se refleja en nuestras caras. Merche nos ha preparado unos platos deliciosos y abundantes. Hablamos por los codos y damos buena cuenta de los manjares.

Brindamos por el éxito de la jornada. Nos quedamos con ganas de más. Una calurosa despedida y la sensación de que esto es el principio de algo bonito e importante. En la mente de todos ya figura la segunda etapa: Artajona - Marcilla.

 

Agradecimientos a Merrell Spain en cada paso del camino